Un estadio de segunda

Fue a mediados de julio cuando se dio a conocer cuál sería el destino del Estadio Zoque “Víctor Manuel Reyna”, lugar que por 14 años fue la casa de un equipo de primera división, Jaguares, pero que antes de su llegada era el recinto de los sueños de los amantes del futbol chiapaneco.

Previo a la llegada de Jaguares, el “Reyna”, como se le conocía a este estadio, albergaba los partidos de equipos con verdadera tradición, pero a un grupo de empresarios no le importó y decidió que las raíces no valían nada.

Jaguares fue equipo intruso, que nunca se ganó el amor de un estado, y que todavía culpó a un pueblo por su carente pasión. Pero Jaguares sí dejó una enseñanza al futbol mexicano: la afición se gana, no se compra.

Hoy, el Estadio Zoque ya no tiene las letras del nombre de ese equipo que nos apaciguó la pasión al futbol soccer. Pero al menos se quedó con sus cientos de butacas y zonas vip para ver partidos de segunda, sí, de segunda división.

El color verde de la estructura que se colocó hace un par de años permanece, las letras del nombre de Jaguares ya no existen, pero no se sabe si serán cambiadas por Tuxtla FC, nombre del equipo de segunda división que jugará en un estadio con capacidad para 29 mil espectadores.

Estos cientos de butacas permanecerán llenas de polvo, y es que aunque el Zoque aún albergará partidos de futbol de segunda división, lo cierto es que en la capital chiapaneca nadie quiere pisar un lugar que tan caro nos ha costado.

Parece fácil despedirse de un equipo y darle la bienvenida a otro. Pero si una afición no quiso ver partidos de primera, menos verá juegos de segunda.


Foto: Dani Aguilar

Facebook comentarios