Las puertas de la vida se abren al cerrar las de la drogadicción

Foto: flickr/ Luis Miguel García

En los semáforos de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez hay decenas de limpia parabrisas, vendedores de aguas, chicles, artículos de temporada y hasta personas que valiéndose de una enfermedad buscan conseguir el sustento para sobrevivir.

 

Uno de los cruceros más concurridos por este tipo de personas es el de la Plaza Polyforum, en donde familias enteras llegan desde muy temprana hora a buscar el pan de cada día.

 

Uno de estos hombres que trabaja en este crucero es Miguel Ordoñez Ochoa, un padre de seis hijos que a sus 35 años llega a este crucero a vender bebidas energéticas y aguas frescas para los automovilistas que se ven afectados por las altas temperaturas.

 

Pero este negocio es casi nuevo para Miguel, ya que un par de meses atrás se dedicaba a lavar limpiaparabrisas, pero debido a que llegaron otras personas a este crucero con el objetivo de robar, él tuvo que alejarse de ese oficio.

 

Don Miguel, es hoy en día un ser humano ejemplar. Y es que a pesar de que cayó en los terribles vicios del alcoholismo y drogadicción supo salir adelante y ahora es el jefe de familia.

 

Tengo seis hijos pero cuatro son de mi esposa porque cuando la conocí ya venía con ellos pero yo los quiero mucho y también trabajo para ellos. Mi vida no fue fácil, caí en drogas y por eso perdí mejores trabajos, porque aunque no lo crea yo tengo licencia y era chofer de colectivo. Logré dejar el vicio y me dediqué a limpiar los cristales de los autos pero como ya hay mucho ratero decidí no arriesgarme y mejor ahora vendo refrescos, porque luego la poli jala parejo”.

 

Miguel vive con su familia en la Colonia las Granjas, un lugar que le costó mucho conseguir pero que gracias al trabajo diario de él y de su esposa han podido ir levantado poco a poco.

 

Don Miguel es un hombre amable, siempre que pasas por el crucero de plaza polyforum te saluda cordialmente y te ofrece sus productos pero a pesar del sol y el calor él no es de los que tenga una actitud negativa. Por el contrario siempre motiva a los demás jóvenes a dedicarse a algo productivo y no robar.

 

 

Facebook comentarios