Consuelo, una mujer emprendedora

Cuando se quiere, se puede. Eso lo sabe bien Consuelo Altunar Morales, una mujer que siendo tan solo una adolescente decidió dejar su pueblo natal para venir a la capital chiapaneca y construirse una vida mejor.

 

Tenía tan solo 17 años cuando la conocida como Chelito salió de la colonia San José Maspac del municipio Francisco León rumbo a Tuxtla Gutiérrez. Atrás dejó a una familia de nueve hermanos, en donde le habían inculcado que las mujeres solo podían dedicarse al hogar.

 

En cuanto llegó a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez Consuelo comenzó a laborar en el servicio doméstico en la casa de una familia que la motivó a estudiar pero sobre todo a confiar en sus capacidades.

 

Gracias al apoyo de esta familia, Chelito concluyó sus estudios y tomó diversos cursos de belleza, los cuales le valieron para poder independizarse y darse cuenta de todo el talento que tiene.

 

Al principio, Consuelo trabajaba a domicilio con un par de mujeres que había conocido gracias a la señora que le abrió las puertas cuando llegó a Tuxtla Gutiérrez. Poco a poco Chelito se fue ganando la confianza y se hizo de una gran cartera de clientas, y gracias a eso hoy en día tiene su propio spa de uñas ubicado en Palma areca 417 B de la Colonia Las Palmas.

 

Pero, Consuelo Altunar, no conformó y hace un par de años decidió realizar estudios para poder ofrecer diferentes tipos de masajes en su spa.

 

Cuando Chelito narra la historia de cómo salió adelante, sus ojos se llenan de lágrimas, y es que solo ella sabe las peripecias que tuvo que pasar para salir adelante. Es por eso que siempre le aconseja a sus clientas no tener miedo a explotar sus cualidades y a no dejar que nadie te diga que no puedes cumplir tus sueños.

 

Hoy en día, Consuelo es un ejemplo para sus hermanas, sobrinas y primas, quienes gracias a su ejemplo también han decidido dejar los tabús de su pueblo y demostrar que las mujeres somos capaces de lograr todo lo que nos propongamos.

Facebook comentarios