Una medalla para el cielo

Eduardo Maximiliano García Betanzos, es un joven que desde hace varios años practica las luchas asociadas. Su talento y disciplina han hecho que este joven originario de Tuxtla Gutiérrez sea seleccionado estatal y nacional.

 

A lo largo de su carrera deportiva, Max como lo dicen sus familiares y amigos ha logrado ser multimedallista de la Olimpiada Nacional, además tuvo la oportunidad de ser medallista de plata en el Panamericano Juvenil de la Habana, Cuba, Premio Estatal del Deporte en el 2014 y seleccionado nacional para los Juegos Olímpicos de la Juventud.

 

Este 2017 Maximiliano García se despidió de la Olimpiada Nacional con una medalla de oro, misma que le dedicó a su hermano Sergio García, quien lamentablemente perdió la vida semanas antes de que el gladiador chiapaneco participara en el evento más importante del deporte federado de nuestro país.

 

Maximiliano, sacó la casta y a pesar del dolor de perder a su hermano visitó los colores de Chiapas y enfrentó cada combate de la Olimpiada Nacional con una gran determinación y sin dificultades se coronó campeón de la categoría juvenil mayor de la división 120 kilogramos.

Al subir al pódium de la Olimpiada Nacional, Maximiliano alzó su medalla de oro, subió la mirada y se la entregó a su hermano Sergio Betanzos.

 

Esta medalla se la dedico a mi hermano quien desafortunadamente falleció. Me hubiera gustado que él hubiera estado aquí para verlo, pero se la mando en donde esté. Hay situaciones que son inesperadas, pero uno como luchador tiene que dar la cara y salir adelante”, destacó el ganador del Premio Estatal del Deporte en el 2014.

 

Maximiliano decidió tatuarse en el pecho el rostro de su hermano, quien fue su compañero de aventuras y su principal motor para seguir en su carrera deportiva.
La vida les hizo una mala jugada a este par de hermanos, pero a pesar de que no están juntos físicamente siempre habrá un lazo de amor que los una.

Facebook comentarios