Del mercado a las pistas de skateboarding

Nazario Díaz es un joven de tan solo 16 años que a la par de trabajar entrena skateboarding, una disciplina urbana que se practica en diferentes municipios de Chiapas.
Este joven que habla lo mínimo de español es originario de San Cristóbal de las Casas y gracias a que sus amigos le insistieron decidió dedicar su tiempo libre al skateboarding.

 

El mejor conocido como Tupak practica este deporte urbano desde hace más de cinco años, y aunque jamás ha podido comprarse una patineta él es uno de los mejores exponentes del skate en Chiapas.

 

“Empecé con la patineta hace muchos años. Lo hice porque mis amigos practicaban y empezó a gustarme. En las tardes entreno como cuatro horas, llego cuando está el sol y termino cuando todo está oscuro. Me gusta mucho porque siento como adrenalina cuando me salen nuevos trucos.

 

Me dan ganas de seguir y sacar lo mejor de mí”, asegura Nazario.
Tupak, pertenece a una familia san cristobalense integrada por siete personas.

 

La necesidad lo ha obligado a dejar los estudios y dedicarse a trabajar en el mercado vendiendo ropa pero él no descarta que algún día pueda regresar a las aulas y termine una carrera.

“Quisiera estudiar pero hay que ayudar con el trabajo. Me levanto temprano y vendo ropa en el mercado, la verdad me gusta. A las cuatro de la tarde me voy al parque a darle a la patineta. Casi siempre acabo en la noche un poco cansado pero feliz”, señala el joven.

 

Al ver a los patinetos por las calles mucha gente cree que son personas que solo se dedican a perder el tiempo, sin embargo muchos de estos jóvenes estudian y trabajan pero han encontrado en el skateboarding una forma de activarse física y mentalmente.

 

Y es que a diferencia de lo que mucha gente crea, el skateboarding requiere de mucho entrenamiento, de mantener un control de cuerpo y mente.

 

“Muchos dicen que somos vagos pero no hay que hacerle caso. Nosotros nos sentimos libres cada que nos subimos a una patineta, y somos felices cuando nos sale un nuevo truco porque no es fácil, requiere de mucha practica”, señaló Tupak.

 

En San Cristóbal de las Casas, Tuxtla Gutiérrez y Tapachula es común ver a jóvenes como Nazario practicando skateboarding, una disciplina que por su complicidad los mantiene alejados de vicios y le da la oportunidad de mantenerse ocupados.

 

Facebook comentarios