EL ACCIDENTE QUE QUEDÓ IMPUNE

Un año después, no le pagaron los daños

 

Hace un año, Jary Esquinca se encontraba afuera del Tec Regional, cuando sufrió un accidente que le cambió la vida, mientras que el responsable de tal suceso salió impune y no puso ni un peso para el tratamiento o los medicamentos.

 

Se trató de Francisco Zorrilla, hijo del Secretario del Trabajo, Francisco Javier Zorrilla Rabelo, quien se impactó contra un árbol afuera de dicha institución, por no controlar su velocidad y venir en estado de ebriedad.

 

A pesar de que el funcionario estatal firmó un contrato haciéndose cargo de todos los gastos hasta el alta médica de la joven embestida, un año después ni él ni su hijo han absorbido ningún gasto, en cambio, le dejaron a Jary una cicatriz en la frente que no podrá borrarse.

Les agradezco Francisco Zorrilla y Francisco Javier Zorrilla Rabelo por cambiarme la vida dejándome una cicatriz que no se podrá borrar gracias a su irresponsabilidad. Agradezco a Dios por darme la oportunidad de vivir, como también agradezco a mis familiares, amigos y maestros que estuvieron conmigo en todo momento y me dieron fuerzas para seguir adelante, gracias por su apoyo incondicional”,

señaló la joven a través de las redes sociales.

 

Cabe mencionar que al respecto, el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social lamentó el incidente a través de redes sociales y dijo haber dialogado con los padres de la joven, así como acordado pagar su recuperación en un sanatorio particular, lo que un año después de la tarde de ese 23 de mayo de 2016, se quedó en puras palabras.

 

Imagenes del accidente de hace unos minutos frente al Tec Regional #Tuxtla

 

Facebook comentarios