Cómo perder amistades por dinero

Qué te dolería más, ¿perder un amigo o perder tu dinero? El 55% de los hombres mexicanos que prestaron efectivo a algún amigo o familiar, nunca vieron su dinero de vuelta, mientras que al 60% de las mujeres que hicieron un préstamo jamás les devolvieron su capital, según un estudio realizado por Provident y GfK, empresa especializada en préstamos.

Si te sientes identificado con alguno de estos casos, este artículo es para ti. ¡Sigue leyendo!

Ya sea por una emergencia o porque se acabó el dinero antes de la quincena, muchas personas recurren al préstamo para solventar sus gastos más urgentes, pero ¿a quién le piden dinero?

Pedir un préstamo a un amigo o familiar conlleva una responsabilidad moral más allá de financiera, y en algunos casos hasta sentimental, pues hay un gran riesgo de perder la relación de amistad cuando alguna de las partes no cumple con lo pactado.

Si eres prestamista, recuerda que un contrato de palabra no te avala legalmente en caso de que la otra persona, aunque sea tu familiar o conocido, no te pague. Si has pasado por esta situación, te compartimos algunos consejos para cobrar tu dinero sin que repercuta en la amistad.

6 pasos para cobrar el dinero que prestaste y no te han pagado

1) Haz un pequeño recordatorio a esa persona
2) Al momento de prestar da flexibilidad de pago, pero define un plazo
3) Pregunta directamente si logró resolver su necesidad
4) Explica tu sentir o inquietud, al final si esa persona es de confianza, lo entenderá
5) Elige: la amistad o el dinero
6) Recapacita antes de prestar dinero

Además de prestar efectivo, ser aval puede poner en riesgo una amistad, pero ¿sabes que significa esta responsabilidad?

Ser aval de una persona significa “ comprometerse a pagar una deuda que originalmente no es tuya , pero que deberás liquidar en caso de que el deudor no pueda o no quiera pagar”, explicó Ángel González, director general de la Organización Nacional de la Defensa del Deudor al periódico El Economista.

Antes aceptar volverte aval de alguien, piénsalo detalladamente aunque sea una persona de tu total confianza, sobre todo si sabes que no es buen pagador. Corres el riesgo de endeudarte por causas ajenas, manchar tu historial crediticio o peor aún, perder esa amistad.

Si lamentablemente ya fuiste aval de alguien irresponsable y te perjudicó, toma en cuenta estos consejos para mejorar tu reputación en Buró de Crédito:

Presiona para la persona endeudada pague el saldo más intereses, y espera a que actualicen tu calificación en el buró de crédito para que tu score mejore. 

Ya que tú eres el aval, paga la deuda y mejora tu calificación crediticia por ti mismo. Sabemos que no es lo ideal y te dará coraje, pero será un aprendizaje para pensar dos veces antes de ser aval de alguien.

En conclusión, comprometerse financieramente con algún conocido no es una decisión que deba tomarse a la ligera, como dice el dicho: “cuentas claras, amistades largas”.

Con información de comparaguru.com

Facebook comentarios