Llegó la primavera en pleno febrero

Entre el intenso calor,  el tráfico, edificios viejos, un par de construcciones nuevas, publicidad agobiante y el constante ir y venir de una ciudad; florece la Primavera, esa que nos recuerda que no importa el tiempo porque siempre es un buen momento para renacer.

Su nombre científico es Tabebuia donnell- smithii, pero la mayoría lo conoce como el árbol de Primavera, el cual anuncia el fin del invierno y representa el colorido florístico nativo de la capital chiapaneca.

A más de un mes de la llegada oficial del equinoccio de Primavera, esta especie de llamativas flores amarillas ya flanquea la Avenida Central, y claro colorea las redes sociales de los tuxtlecos, que desde que estos árboles comenzaron a florecer atiborran de imágenes cada una de sus cuentas.

El nombre común de este árbol de flor de intenso color amarillo se debe a que  florea entre marzo y abril- de ahí que por la temporada la gente le llame Primavera. Requieren espacio suficiente para llegar a la edad adulta, en la que pueden medir de 20 o 30 metros.  Es un árbol de la región que requiere agua suficiente que buscan en la humedad de la tierra.

Estos árboles adultos fueron sembrados hace más de 10 años,  y aunque muchos políticos tratan de opacarlos con discusiones para agenciarse quien los plantó, nada de esto importa cuando caminas por la Avenida Central y estos árboles pintan de alegría y esperanza la ciudad.

Los expertos dicen que Tabebuia donnell- smithii debe florecer en la segunda quincena de marzo, pero tan solo en el 2016, Primavera nos sorprendió en los primeros días de dicho mes. En este 2017 lo hizo a principios de febrero, quizás para recordarnos que para florecer y dar amor y amistad no se necesita ninguna fecha exacta.

 

 

 

Facebook comentarios