Don Alfonso trae la navidad de Puebla a Chiapas

0

Hace más de 15 años Don Alfonso Durán  decidió venir a Chiapas a vender árboles de navidad, que él y su familia producen en su estado natal Puebla desde que él tiene ocho años.


“Solo venimos en esta temporada a Tuxtla Gutiérrez para vender arbolitos de navidad que nosotros producimos. Un día venimos a visitar esta hermosa ciudad y decidimos con mi familia comenzar a vender acá y gracias a Dios tenemos muchos clientes”.


Desde que inició a vender árboles de navidad naturales y noche buenas, Don Alfonso rentó un local cercano al mercado 5 de mayo, y gracias a que se ha mantenido en el mismo puesto  y maneja precios justos ha ganado la preferencia de la gente.


“Acá rentamos este local, no pagamos mucho de renta porque como puede ver es un espacio muy rustico. También rentamos un cuartito, ya que yo vengo desde el 9 de noviembre  y estoy hasta el 23 de diciembre, ya que tengo que pasar la navidad y año nuevo con mi familia”, dijo Don Alfonso, quien actualmente tiene 38 años.


Los árboles de navidad que comercializa Don Alfonso son de la producción familiar, por lo que él se siente orgulloso de que su familia sea parte de las festividades en varios hogares mexicanos.


“Nosotros sembramos todo. De hecho, es un proceso largo, de muchos meses para sembrar y de años para poder comercializarlo. Un árbol que mide más de un metro tiene unos cuatro años de vida, los más grande tienen siete u ocho años”, señaló.

Don Alfonso Durán es padre de tres hijos, quienes le ayudan en toda la producción y la venta de árboles de navidad y noche buenas.

“Allá en Puebla vendemos mucho pero hay más competencia porque llegan de muchos pueblos que producen. Acá ya hay más gente que vende pero cuando hay buena venta el sol sale para todos y cuando no aunque quisiéramos”, indicó.

A pesar de estar lejos de su familia, Don Alfonso asegura que le gusta estar más de un mes en Chiapas, ya que considera que es uno de los estados más bonitos de México, con gente buena y muy trabajadora.

Compartir