¿Adiós, profes?

Una estela de humo negro se mete por Palacio de Gobierno, recorre el Ayuntamiento, camina por el Congreso y bordea la Catedral que a las 8 am arrulla con su melodía el triste escenario: se levanta la CNTE.

Docentes llevan lo que fueron sus camas a los puntos de quema. El sonido es estruendoso, ¡retumba! Son los cohetes que algún gracioso ha tirado en los puntos de quema.

Los besos de despedida son la constante mientras enrollan la lona que servía de techo. Enrollan el mecate mientras las bocas balbucean. 

Los carros transportan las casas móviles: ahí van garrafones, sillas, mesas, ropa, bolsas; todo envuelto entre dignidad, coraje y enojo. La reforma se pospuso, no se echó abajo.

Comentarios

Comentarios

Powered by Facebook Comments