Sebastián, el guardián y el amigo de los deportistas.

En la entrada principal de la denominada casa de los deportistas hay un hombre que resguarda cada una de sus paredes.
Se llama Sebastián Hernández Lunes pero todos le dicen  “Sebas”, quien de ser el vigilante y el vendedor de dulces ha pasado a ser el amigo.
Pero este personaje oriundo de San Juan Chamula  llegó a Tuxtla Gutiérrez hace más de  20 años  y desde que decidió dejar su tierra comenzó a laborar en lo que en ese entonces era el Instituto del Deporte y la Juventud de Chiapas (Indejech).
Pero  “Sebas”, no solo se dedica a ser el vigilante de la casa de los deportistas, esta persona de   años también vende cacahuates  en los partidos de  Jaguares en el Estadio Zoque “Víctor Manuel Reyna”, donde es el vendedor más conocido porque siempre tiene una sonrisa y una actitud amable.
Sebastián Hernández tiene alrededor de 20 hijos con mujeres diferentes,  y aunque confiesa que es complicado él a todos mantiene y por eso trabaja día y noche, de hecho también cuenta con parcelas  con las que reparte frutas y verduras en los principales mercados de la ciudad.
Este personaje ha visto crecer a cientos de deportistas, quienes lo respetan y le tienen un gran afecto, ya que este hombre de 53 años  bromea con ellos, los motiva y si es necesario a veces los regala para que no dejen morir sus sueños.

Comentarios

Comentarios

Powered by Facebook Comments