Miles de personas se unen a la marcha del magisterio

CNTE, SNTE

Interminable, incontable y quizás sin precedentes.

Así fue la Megamarcha que protagonizaron los maestros adheridos a las secciones 7 y 40 del SNTE y la CNTE, alumnos, padres de familia, empresarios, universitarios, normalistas, personal del sector salud, y ciudadanos que cansados de quedarse callados salieron pacíficamente a las calles para demostrar que en Chiapas el pueblo está unido.

La megamarcha recorrió la zona poniente de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez pero se vivió en toda la capital chiapaneca. Y es que desde las redes sociales y en la plática de los vecinos la ciudadanía sabía que por esa zona había miles de personas exigiendo un trato digno para el pueblo.

Esta vez también existía presencia de la Policía Federal, pero a diferencia de otras marchas en las que todo se sale de control, por fin el magisterio entendió que la unión hace la fuerza y de los azules no se supo nada.

El magisterio organizó y creó grupos para resguardar a los integrantes de la manifestación, además puso a maestros para que dialogaran con los reporteros y de manera respetuosa pidió acreditaciones para que nadie los culpara de actos violentos.

Se esperaba que a las 09:00 de la mañana el magisterio saliera de la Pochota con rumbo al Parque Central de Tuxtla Gutiérrez pero la salida se retrasó debido a que eran tantas las personas que se debía tener un orden para evitar conflictos.

Poco a poco salió la megamarcha y a su paso era sorprendente ver a diversos sindicatos darles su apoyo y unirse a la lucha. Así mismo, los padres de familia acompañaron a sus hijos, quienes portaban cartulinas donde agradecían el trabajo de sus profesores.
Por la máxima casa de estudios, la Unach estaba otro grupo de estudiantes. Ahí de nueva cuenta los integrantes de la Megamarcha sintieron el cobijo de los jóvenes.
En el puente de Caña Hueca se podía ver la larga fila de personas que venían marchando por Chiapas. Mientras la vanguardia cruzaba la antigua Fuente Mactumatza la retaguardia apenas cruzaba el Tecnológico Regional.

Poco a poco fue avanzando la marcha rodeada de lonas, pancartas y cartulinas que eran solo la muestra de que Chiapas está unido, de que el pueblo está cansado de verse reprimido y que no aceptará más abusos.

Al llegar al centro de la ciudad, la gente de los negocios salió a las calles para seguir apoyándolos, para que el ánimo de lucha fuera más grande que el fuerte calor, y el cansancio de caminar por kilómetros.
Por esa zona se unieron empresarios, a quienes el gobierno estatal les adeuda cifras millonarias, también estaba un grupo de ambientalistas que decidió juntarse al contingente un alto a los malos manejos de la empresa Proactiva.

La Megamarcha reunió a chicos y a grandes, y se realizó en un ambiente de paz. No había miedo de que existiera violencia y sobre todo se dejó en claro que en Chiapas la gente puede pronunciarse en contra de lo que no esté de acuerdo.
Pese a quien le pese, esta vez la Megamarcha fue un éxito. Y no, no fue un logro del magisterio, fue una victoria del pueblo chiapaneco.

CNTE, SNTE

Comentarios

Comentarios

Powered by Facebook Comments