El suplicio de usar el transporte público

Todos los días cientos de  personas hacen uso del transporte público, muchos de ellos lo hace por necesidad, ya que no cuentan con un automóvil para trasladarse a  sus centros laborales o bien a la escuela.

Sin embargo, aunque este servicio no es nada económico  los ciudadanos sufren por el pésimo servicio que ofrecen los colectivos, el  ConjeoBus y hasta los taxis.

A los choferes de colectivos  no  les importa la integridad de los usuarios,  para ellos su única preocupación es  cubrir con la cuota diaria que les exigen los dueños de las concesiones.

Las principales quejas de los usuarios de los colectivos es el pésimo trato que los choferes les dan, y es que ni siquiera han terminado de subir y sentarse cuando ellos ya arrancaron, asimismo pasa cuando piden la parada, de hecho hay varios casos en los que las personas se caen debido a que los conductores no esperan a que el usuario termine de bajar.

Otra de las grandes quejas es la velocidad en la que conducen, lo que ha provocado choques en los que los ciudadanos han salido con lesiones que casi nadie cubre.

Pero sin duda la queja más recurrente es la de los espacios, los usuarios prácticamente van uno encima del otro, y es que esta situación a pesar de que está a la vista de todos a la Secretaría del Transporte parece no importarle.

Tal parece que a dicha institución, a los dueños de las concesiones  y a los choferes no les interesa el bienestar de los usuarios, quienes usan este medio por necesidad, no por gusto.  Un mejor servicio de transporte público no solo  beneficia a los usuarios, sino también a los demás conductores que también son víctimas de la poca capacidad que tienen los choferes.

Facebook comentarios