¿Cómo saber si soy adicto al celular?

El celular se ha convertido en un elemento tan cotidiano como la ropa que vestimos; sin embargo, con su uso generalizado vienen dudas sobre el impacto que esta tecnología puede tener en la salud humana.

Hay estudios que sugieren que el uso excesivo del celular puede llegar a modificar el cerebro humano y, en algunos casos, llegar a dañarlo con un efecto similar al de algunas drogas. Aun más, los dispositivos móviles pueden generar padecimientos físicos entre los que se encuentran el síndrome del túnel carpiano y el ojo seco, así como trastornos psicológicos como el cibermareo, el síndrome de la vibración fantasma, fobias y adicciones.

En casos extremos, la pérdida del celular puede ocasionar una fuerte sensación de angustia, miedo y estrés relacionado principalmente con no poder acceder a los datos personales en el aparato.

De acuerdo con una encuesta realizada por Consulta Mitofsky sobre el uso y abuso del celular, éste se volvió para muchos parte esencial de su vida y acompañante en todo momento, además de que ha revolucionado no sólo las comunicaciones sino el estilo de vida de los ciudadanos; su evolución es impresionante y rápidamente superó en cobertura a los teléfonos fijos en el país.

  

Los más susceptibles a sufrir esta dependencia son los jóvenes, quienes siempre están al pendiente del celular desde que se levantan hasta que vuelven a acostarse, y pasan el día recibiendo mensajes, actualizando y monitoreando sus redes sociales, subiendo fotos, viendo videos, publicando, jugando, leyendo, descargando aplicaciones, respondiendo correos, posteando en blogs, escuchando música, compartiendo recomendaciones en Foursquare y hablando con amigos por WhatsApp.

Los jóvenes más escolarizados y los de mayor nivel socioeconómico muestran más cercanía permanente con su celular en toda actividad, de acuerdo con la encuesta Mitofsky. Los usuarios de la telefonía móvil del Siglo XXI utilizan menos el celular para hablar. Así pues, quien tiene celular presenta altos porcentajes de uso de internet (68%), Facebook (50%) y Twitter (22%).

Hoy en día, jóvenes y adultos lo sacan en el cine, en clase y la comida, lo que lo vuelve un gran problema que tiene que ver con que socialmente es aceptado que no se puede vivir sin el celular, y cada vez la gente está utilizando sus teléfonos celulares en lugares o situaciones donde no debería: durante la intimidad, al conducir o en la ducha.

  

Pero, ¿cómo saber si se tiene adicción al celular? Hay algunos síntomas que se tienen que analizar:

– Si las personas con las que se convive nos dicen que estamos todo el día pegados al teléfono.

– Tomamos el celular sin razón alguna, hacemos llamadas o mandamos mensajes por el simple deseo de hacerlo.

– Aunque estemos en casa no nos separamos del dispositivo móvil y lo llevamos incluso al baño o a la cocina.

– Le quitamos horas al sueño o disminuimos la duración de las comidas u otras actividades debido al tiempo que pasamos en el teléfono.

– Manejamos una gran parte de nuestras relaciones y conversaciones con otras personas a través del celular.

– Gastamos más de lo que deberíamos en el plan de celular, y aunque nos propongamos reducir el gasto, resulta imposible.

  

– Cuando suena el aparato no podemos evitar responder, incluso en situaciones que son inapropiadas, porque el no hacerlo nos causa ansiedad al no saber quién y para qué llama.

– Cuando olvidamos el celular nos sentimos inquietos y molestos todo el tiempo.

– Llevamos siempre un cargador para evitar la frustración de quedarnos sin pila.

Facebook comentarios