Corre cuenta regresiva para titular del IEPC ante fraude cometido por Adrián Sánchez

En la mira / Héctor Estrada

En graves aprietos legales se encuentra presidenta del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC), María de Lourdes Morales Urbina, quien tendrá que esclarecer y deslindarse del cúmulo de anomalías financieras que pesan actualmente sobre el organismo electoral a su cargo donde el desfalco asciende a más de 108 millones de pesos.


El escándalo de alto nivel que se cocina al interior del IEPC involucra directamente al extitular de dicho organismo, Adrián Sánchez Cervantes, quien es señalado de graves irregularidades como el desvío de recursos presupuestales otorgados por la Secretaría de Hacienda estatal y el uso indebido de los fondos etiquetados para los pagos al Infonavit.


Ante las evidentes irregularidades heredadas por Sánchez Cervantes, a finales del año pasado María de Lourdes Morales sostuvo reuniones con los responsables de las unidades de administración, recursos humanos y recursos financieros donde se le puso al tanto de las anomalías existentes.

Entre las irregularidades más graves destaca la malversación de los recursos otorgados por Hacienda para el pago bimestral que el IEPC debió realizar al Infonavit. 


Se trata de un monto de 507 mil pesos bimestrales que por órdenes de Adrián Sánchez simplemente no se pagaron al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores(Infonavit).

De manera unilateral y sin notificar a la Secretaría de Hacienda en Chiapas, el antecesor de María de Lourdes Morales Urbina decidió utilizar los recursos para la apertura de nuevos puestos de trabajo de alto nivel para personal que, señalan los responsables de recursos humanos, nunca se presentaron a trabajar en tiempos y horarios definidos.


Según consta en la nómina interna del IEPC, Adrián Sánchez Cervantes repartió más de medio millón de pesos bimestrales en 27 supuestas nuevas plazas ejecutivas que se inventó de la noche a la mañana. Es decir, aunque ante la Secretaría de Hacienda se tenía registrada una plantilla de 119 trabajadores, al interior del instituto de elecciones de pagaban 146 salarios.


El desfalco a los fondos del Infonavit etiquetados por la Secretaría de Hacienda se suma un incremento a la deuda del IEPC, pues tan sólo durante dos años (de 2012 a 2014) la deuda se incrementó en alrededor de 43 millones de pesos, pasando de 65 millones a 108 millones 249 mil 272 pesos.


Incluso en años NO electorales se registraron facturaciones por montos de cuatro millones de pesos que aún se adeudan, además de un sinfín de contratos exorbitantes que quedaron en la morosidad y dejaron el IEPC en una de sus mayores crisis financieras.


Hoy la titular del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC), María de Lourdes Morales Urbina, se encuentra en una encrucijada que parece no tener salida fácil. Está en la obligación moral de reconocer públicamente las irregularidades financieras cometidas por su antecesor para iniciar los procesos legales correspondientes.


Morales Urbina no puede permitirse caer en omisiones y complicidades que comprometan su carrera política, por lo que debe en corto plazo emitir un reporte preciso y contundente de la situación real antes que el órgano de fiscalización haga lo correspondiente y termine penosamente involucrándola de manera indirecta.

Facebook comentarios